3 ago. 2010

Día 1. Los Ángeles. 12 de mayo 2010.

17.40 pm. Aterrizamos en el legendario aeropuerto de Los Ángeles. Su famosa cúpula, cabecera de mil series, atrapa nuestra mirada en medio de un aeropuerto gigantesco que la de inmigración no supo decirnos si era más grande o no que el de nuestra amada Nueva York, nos aseguró que era de los más transitados de EEUU, pero eso saltaba a la vista!!


Ningún problema en el trámite de inmigración en Zurich ni a la entrada de los aeropuertos de Los Ángeles, San francisco, Monterey, Las Vegas, New York.. todo rápido y estupendo. Debemos tener cara de buenos ;-)

Primer error en el aeropuerto de Los Ángeles: haber contratado un shuttle on line con la empresa Supershuttle. Algo más económico que un taxi pero muy lento, y eso que todos los pasajeros íbamos a Hollywood. Estuvimos dando vueltas por el aeropuerto hasta que la furgo estaba llena, unos 20 valiosos minutos. CONCLUSIÓN: Del aeropuerto de LA al hotel mucho mejor coger un TAXI!


Como por arte de magia o de tantas horas de vuelo de pronto sentimos con todo nuestro ser que estábamos allí!! Contra la nube, contra todos los pronósticos y contra nuestra tarjeta de crédito, nuestros pies tocaban Los Ángeles.



La foto es justo lo que veíamos cuando desayunábamos en el Starbucks del Hollywood Highland, no es espectacular?
De camino al hotel vislumbramos la estructura corporal de la ciudad. Calles infinitas, inmensas avenidas flanqueadas por altísimas palmeras y un aura especial. Tráfico: cero. De momento y por fortuna, seguíamos rompiendo pronósticos.

Tras el largo recorrido en shuttle de aproximadamente 1 hora desde el aeropuerto y en pleno paseo de la fama, en el corazón de Hollywood, llegamos al emblemático hotel Hollywood Roosevelt que podéis ver abajo y en el siguiente enlace: http://www.thompsonhotels.com/hotels/la/hollywood-roosevelt/explore-hotel.aspx



Un clásico donde actrices como Marilyn Monroe vivieron, donde se han rodado escenas en su espectacular bar Tropicana, donde se celebró la primera ceremonia de los Oscar, etc etc.. Comprobamos que su restaurantes-pubs son de lo más cool que hay por la zona. En definitiva, las fotos que podáis ver en su web no le hacen justicia, es un lugar de ensueño y no sólo por lo que os voy a contar a continuación.

Reservamos on line una habitación Cabana Gardenview con salida a la piscina por una "oferta" de 494 € las 2 noches incluyendo un bono descuento de 16 € en cualquiera de los restaurantes del hotel, sin duda si os queréis dar un pequeño capricho este hotel legendario de Los Ángeles es el lugar ideal. Es el único hotel que no contratamos a través de la Agencia de viajes de El Corte Inglés porque en esas fechas les aparecía como completo.

Volviendo al tema del precio, a partir de unos 150 € podéis encontrar hoteles bastante aceptables, pero si queréis algo más especial como mínimo tendréis que pagar 250-300 € por noche en habitación doble básica, y bastante más en los hoteles como éste más exclusivos y vanguardistas de la ciudad, si lo que buscáis es una suite con algo especial (jacuzzi, vistas..).

En cualquier caso, os recomendamos la zona de West Hollywood o Hollywood, sobre todo esta última porque tiene bastante vida nocturna, no hay que caminar nada para llegar a la civilización, es segura y en ella se concentran varios lugares de obligada visita si es la primera vez que vais a la ciudad.



Como os contábamos, al aterrizar en el hotel vimos una gran cola de gente súper arreglada por la parte por la que se accedía al conocido Tropicana y a su piscina, que podéis ver abajo, no está mal eh?



Como nos informaron en recepción era una fiesta de más de 600 personas, y nuestra habitación daba justo a esa gran juerga que terminaba sobre las 2 de la mañana. Por ello, y puesto que necesitábamos como agua de mayo una habitación silenciosa nos ofrecían la Deluxe Suite King con vistas al cartel de Hollywood, al paseo de la fama, el teatro Kodak.. con su salón privado enorme y su enorme habitación por si nos queríamos montar nuestra propia fiesta privada.


Y así lo hicimos, al día siguiente nos dieron la opción de cambiar esta habitación por la que nosotros habíamos reservado, pero decidimos que no porque nuestra reserva también incluía el acceso a la piscina de forma gratuita, y habíamos cogido cariño a la suite y sus maravillosas vistas, como podéis comprobar en la foto inferior. Nos cobraron unos 60-70 € más que en nuestra reserva inicial pero mereció la pena, sobre todo porque luego comprobamos el precio y era de 650 € por noche!!


En la foto podéis admirar las vistas que teníamos desde el hotel Roosevelt, no hay nadie porque serían las 5.30 am cuando hicimos la foto.. pero eso es otra historia. Como os contaba, tras pelearnos un poco con el ascensor, ya que no nos habían explicado que se subía insertado la tarjeta de la habitación, llegamos a nuestra preciosa habitación, deshicimos lo justo para sacar de la maleta ropa que nos pusiera un poco a tono con el ambiente hollywoodiense que se respiraba.

Decidimos que nuestro primer restaurante en Hollywood fuera el 25 Dégrees, que pertenece al Roosevelt Hollywood Hotel, así que nos lo cargaron en nuestra cuenta del hotel. Podéis verlo en la foto de abajo, nos sentamos justo en la esquina del fondo y a través de las cristaleras se veía el paseo de la fama: http://www.25degreesrestaurant.com/hollywoodhome.html


Un restaurante en plan ensaladas, burguer “de diseño” y cervezas carísimas.. 42 € por 2 hamburguesas con sus correspondientes patatas (unas de ellas dulces, deliciosas), una cerveza de esas conocidas en los EEUU (pero muy fuerte) y una riquísima limonada. Por cierto, los camareros son actores, no podía ser de otra manera.

Aunque muertos de cansancio, no pudimos resisitirnos a pasear por encima de las estrellas ya que desde el mismo hotel salías y pisabas esa mítica acera. Qué sensación más impresionante: Steven Spielberg, Ava Gardner, Doris Day, Tom Cruise... en las puertas del teatro chino al poner mis manos sobre las huellas de las manos de Rita Hayworth sentí que estaba sobre un lugar especial lleno de magia.

Paseamos por Hollywood Boulevard, entramos en el centro comercial Highland y buscamos el famoso cartel iluminado; pero allí también deben haberles subido la luz porque sólo se veía el perfil de la montaña, jeje! Había policía pero no tanta como en New York, aunque teníamos la misma sensación de seguridad, al menos en las inmediaciones del hotel.

Primera e impactante impresión: LUJO Y GLAMOUR en estado puro.
**************************************************